Penúltima diana del cazador

Portada del disco Together Through Life

Escuchar, al fin, la perezosa cadencia de ese baladón llamado “If You Ever Go To Houston”, los crepusculares, etéreos, ardientes duelos de guitarras de “Forgetful Heart”, dejarse acunar por la luna morena que abraza “This Dream Of You”, sacudir la pelvis con “Jolene”, especular con las chorradas que algunos escribirán a cuenta de piezas como “I Feel A Change Comin´ On” («el espíritu Obama», etc.), te recuerda quien, a estas alturas, controla mejor que nadie la movediza memoria del cancionero popular. Ya que no reinventarlo, algo que ya hizo en las ácidas, mercuriales jornadas de los sesenta/setenta, posiblemente lejos de su capacidad actual, quedaba encarnarse como su mejor, ¿penúltimo?, profeta; bien cruzado, eso sí, con la rosa de Mexicali, bajo la sombra de Sun Records y las vehementes piezas de Chess.

Julio Valdeón Blanco realiza en El Mundano una magistral reseña del último disco de Bob Dylan que el próximo lunes día 27 tendremos en las tiendas: Penúltima diana del cazador.